El día de muertos 

El día de muertos es una de las tradiciones más emblemáticas de México que recuerda y honra a los fallecidos.


Las familias construyen altares para conectar con sus seres queridos, y estos altares muestran una gran riqueza cultural y el mestizaje de las religiones prehispánicas con la religión católica.


Esta celebración se realiza de forma anual los días 1 y 2 de noviembre y nosotros le dedicamos 3 días con un programa de actividades para toda la familia y de forma gratuita. Estaremos celebrando a nuestros difuntos desde el 31 de octubre al 2 de Noviembre 💀 Ven a ver nuestros dos altares, uno en el Hort de Can Valent y otro en el cementerio de Sant Andreu. Os invitamos a ver el programa completo.

Organizadores:
La Lotería
Red Global MX Capítulo Barcelona

El altar de muertos 

El altar de muertos es un elemento fundamental en la celebración del Día de Muertos. Se tiene la creencia de que el espíritu de sus difuntos regresa del mundo de los muertos para convivir con la familia ese día, y así consolarlos y confortarlos por la pérdida.


El altar, se coloca en una habitación, sobre una mesa o repisa cuyos niveles representan los estratos de la existencia. Los más comunes son los altares de dos niveles, que representan el cielo y la tierra; en cambio, los altares de tres niveles añaden a esta visión el concepto del purgatorio. A su vez, en un altar de siete niveles se simbolizan los pasos necesarios para llegar al cielo y así poder descansar en paz. En su diseño se deben considerar elementos que tienen un significado.

Elementos representativos

Fotografía del difunto. Imagen de la persona a la que se dedica el altar. 
Cruz. Es un símbolo que puede ser de sal o de ceniza.
Copal e incienso. Copal limpia y purifica las energías de un lugar; el incienso santifica el ambiente.
Papel picado. Considerado una representación de la alegría festiva.
Velas y veladoras. Luz que guía en este mundo. 
Agua. Sirve para que el espíritu mitigue su sed después del viaje desde el mundo de los muertos.
Flores. Ornato usual en los altares y sepulcro. La flor de cempasúchil sirve de guía.
Calaveras. Pueden ser de azúcar, barro o yeso, con adornos de colores; se les considera una alusión a la muerte.
Comida. El que era del agrado de los fallecidos se pone para que lo disfrute.
Pan. Representación de la eucaristía, en forma redonda, adornada con formas de huesos, espolvoreado con azúcar y anís.
Bebidas. Del gusto del difunto, generalmente tequila, pulque o mezcal.